www.lun.com
Exposición de Nicolás Radic en la Galería AMS Marlborough

Pintor les pilla la veta artística a plásticos, chatarras y cartones

Jazmin Lolas

C uando inaugure, el próximo miércoles, la exposición Materiales de estudio , Nicolás Radic estrenará al mismo tiempo un libro homónimo que desmenuza su obra y en el que no sólo se incluyen numerosas imágenes de los cuadros que pinta, sino también algunas que lo muestran a él mientras trabaja.

Lo que pretende el artista con esa especie de “tras bambalinas” es que aquellos que se interesen en la publicación sepan quién está detrás de las piezas, cuyo despliegue en las páginas es complementado con textos de curadores, diversas citas y una entrevista.

“Si no aparezco, alguien puede pensar ‘tendrá 40 o 50’, porque, entre jóvenes del circuito de arte contemporáneo, la pintura realista no es tan común”, dice.

Radic tiene 32 años y una década de oficio. En este tiempo ha desarrollado una producción reconocible sobre todo por telas donde el protagonismo pertenece a metales, vidrios, papeles y plásticos, y que han resultado principalmente de jornadas nocturnas que se extienden hasta la madrugada: al autor le gusta esa fase del día, porque la calma es mayor y porque prefiere la luz artificial.

Materiales de estudio , la exhibición, se presenta en la Galería AMS Marlborough (Nueva Costanera 3723). Corresponde a una selección de la voluminosa serie de cuadros que conforma el libro y abarca los diferentes temas de su creación. De ese modo, el montaje ofrece un surtido representativo de las obras que ha realizado a partir de objetos y materiales de uso cotidiano a los que les ha pillado la veta artística.

En el trabajo de Radic están por un lado las pinturas de láminas de aluminio y bolsas para la basura u otros fines –previamente manipuladas de manera que adquieren formas que ocultan con eficacia su verdadera naturaleza y sugieren una prenda de vestir, una planta o un animal– y por otro aquellas que reproducen misteriosos bloques de vidrio y estructuras elaboradas con papeles y cartones. A éstas se suman las que muestran vistas posteriores de envolturas de cargas de camiones, fardos de chatarras escogidos en un depósito donde esos desechos se acumulan en cantidades monstruosas y soportes de carteles publicitarios vacíos.

–¿Por qué o cómo se transformaron estos objetos y materiales en el tema de tu obra?

–Por la intención de encontrar motivos que no sean los más corrientes dentro de la pintura realista y abordarlos con esa técnica (en su caso, óleo sobre tela). Si uno piensa en pintura realista, la asocia de inmediato a bodegones, paisajes y figuras humanas. Yo, en cambio, me he propuesto buscar los menos obvios, con el propósito de congelar ese momento en el que el material muestra sus mejores características pictóricas.




19-01-2022