Anterior HOME Siguiente

Página: 28

Estos son los celulares más raros que se venden en el mall chino

Uno viene con afeitadora y otro es del porte de un llavero

E s otra dimensión, con otras marcas y precios. No hay artículos famosos ni que aparezcan en la tele. Lo que la llevan son las rarezas, de marca desconocida y de procedencia lejana. Es el Mall chino, ubicado en San Diego con Alonso Ovalle, en Santiago, donde muchos buscan salvar la Navidad con un obsequio económico y choro.

Entre el centenar de locales, lo que más llama la atención de los transeúntes son los celulares. Los Galaxy, Optimus, Xperia y iPhone no tienen cabida. Aquí la estrella es el “Razor Phone”, un celular táctil, memoria expandible hasta 8 GB, con cámara de 2.0 megapixeles y capaz de acoger dos tarjetas SIM. Su gracia se oculta en su base: una rasuradora de lo más práctica.

“Vendemos también los repuestos y hasta el momento nadie nos ha venido a reclamar. Se ha vendido como pan caliente porque es un teléfono práctico y amistoso. Viene con seis meses de garantía y tenemos servicio técnico”, promete Luis Soto, de la importadora Vértigo, quien ofrece una variedad de rarezas admirable. “Suena súper bien, salvo que te afeites y hables al mismo tiempo”, bromea. El Razor está a sólo 40 mil pesos.

Otra joyita es el “Phone Watch”, un reloj de pulsera que no sólo da la hora, también hace y recibe llamadas. Posee una pantalla táctil, memoria expandible de hasta 8 gigas, cámara fotográfica, reproduce MP3, videos y hasta navega por Internet. Cuesta 85 mil pesos y es realmente increíble cómo funciona. “Hay que calibrarlo para que funcione eso sí”, agrega Soto, quien usa el aparato que no se ve tan grandote.

El tercer celular bordea lo inverosímil. Se trata de un modelo del porte de un control remoto de auto y con una batería que promete durar hasta tres días. “Vale 40 mil pesos y es una pequeña reminiscencia del llavero del M3 del BMW. De los tres aparatos hay stock para rato”, dice Soto.

Sobre la calidad de los productos que se venden en el mall chino, un vendedor, que prefiere no identificarse, afirma que “la tecnología que traen es similar a la de los de marca, pero sólo pagas la tecnología por lo que son más baratos”. Ningún equipo viene con características técnicas detalladas. Aparte de teléfonos raros, el mall chino es fecundo en parlantes, consolas de videojuegos y unos coquetos ventiladores personales a 3.000 pesos.


Anterior HOME Siguiente