Anterior HOME Siguiente

Página: 8

En el Salón de Honor había eco

No fue lo mismo que otros años. De partida, las tribunas en las que se instala la prensa estaban mucho más vacías que en otras ocasiones. Hubo estrictas medidas de seguridad y control en el ingreso, por lo que un gran número de reporteros no tuvo otra opción que partir a ver el discurso por la televisión.

En el Salón de Honor es costumbre que se escuchen gritos o que los invitados aplaudan hasta sacar chispitas. Pero eso tampoco pasó. Las butacas de la gente importante y los invitados al discurso presidencial tampoco estaban copadas. En esta imagen se ve al senador democratacristiano Ignacio Walker en medio del vacío. Hasta cara de soledad tiene.


Sofía, la única que acompañó a la mamá

Probablemente el escándalo de Caval, que involucra al hijo mayor de la Presidenta, Sebastián Dávalos, y a su señora, Natalia Compagnon, fue motivo para que ambos se restaran de esta ceremonia.

Dávalos y Compagnon asistieron a cuanto evento hubo mientras Michelle Bachelet fue candidata presidencial. También estuvieron presentes para el cambio de mando, en marzo de 2014. Pero esta vez, en la tribuna donde se ubican los invitados de la mandataria, solo se pudo reconocer a su madre, Ángela Jeria, y a la menor de sus hijas, Sofía Henríquez, la única de su descendencia que acompañó a la mamá este 21 de mayo.


Vallejo y su pareja, unidos por el color

Aunque a la única que se ve en la foto es a la diputada Camila Vallejo, ella y su pareja, Julio Sarmiento, llegaron al Parlamento luciendo el color tradicional que los militantes jóvenes del Partido Comunista suelen usar en ocasiones importantes: el amaranto. La parlamentaria lució un vestido de dicho tono y Sarmiento unos pantalones. En el terreno de las ideas, Vallejo dijo de la cuenta pública que “esperábamos que hubiese una mención al plebiscito como posibilidad”.


Rossi y sus propias glorias en Iquique

Los parlamentarios de la Región de Tarapacá siempre se pierden los discursos de 21 de Mayo en el Congreso en Valparaíso porque tienen que cumplir con el compromiso de estar en Iquique para asistir al acto de conmemoración de las Glorias Navales. El senador Fulvio Rossi es uno de ellos, y tiene su propio desfile de glorias en la capital nortina. Este año el parlamentario se hizo acompañar de su pareja, Silvia Eyzaguirre, investigadora del CEP a quien conoció al calor del debate por la reforma educacional. Juntos presenciaron los honores que la Armada rinde a la Esmeralda y sus tripulantes, hundidos en la rada de Iquique en 1879.


Fans casi mechonearon a Bachelet

Terminada la cuenta pública y como indica el protocolo, la Presidenta Bachelet salió por la alfombra roja en la entrada principal del Congreso. Su equipo de seguridad estaba preparado para guiarla a su vehículo y dejar el lugar. Lo que no estaba en el protocolo era que la mandataria cruzara la calle Pedro Montt y saludara a sus adherentes apostados tras vallas papales. Aunque están puestos ahí cuidadosamente para saludar al Presidente de turno, no es común que se los salude. Bachelet se acercó y la pequeña masa le dio la mano, la saludó de beso y trataba de tocarle la cabeza, cual santa. El diputado PPD y timonel de la Cámara, Marco Antonio Núñez, dijo que una escena así no se veía desde los tiempos de Ricardo Lagos.


Anterior HOME Siguiente