Anterior HOME Siguiente

Página: 14

"En Bolivia uno tiene que ser arquero tres veces"

Raúl Olivares, ex portero de Colo Colo, salió campeón con Wilstermann

R aúl Olivares partió con sus maletas a Bolivia el año pasado. El arquero, que fue desechado por Colo Colo en 2011, quería y necesitaba un cambio. “Pasé por un momento difícil, prácticamente salí fracturado de Colo Colo y me fui a préstamo. Luego jugué en Deportes La Serena, en Unión Española estuve alternando en el pórtico y salimos campeones, pero igual sentía que algo faltaba”.

El fin de semana pasado, el guardavallas oriundo de Maipú salió campeón del torneo Clausura con el club Jorge Wilstermann.

El portero recaló primero en Sucre a inicios de 2015 y tuvo que acostumbrarse a los 2.790 metros de altura. “Cuando llegué me enfermé: me agarró una gripe, una cosa bien rara que le da a las personas que llegan a la altura. Casi quedo hospitalizado, me pusieron suero y lo pasé mal”, cuenta el Araña, que llegó a octavos de final de la Libertadores con Universitario de Sucre ese semestre. Dice que para la altura toma harta agua (dos litros diarios) y duerme siesta.

En junio, Olivares partió al Jorge Wilstermann y se instaló en Cochabamba, a 2.574 metros de altitud. “En Cochabamba siempre hay sol, ando en short y polera. Viajé con la ilusión de salir campeón y lo logré. No estaba siendo titular, pero nunca bajé los brazos hasta que el técnico me dio la confianza. Siento que le respondí”, cuenta el feliz golero de 28 años (Aranhaone en Instagram), que disputó 11 duelos en el torneo y se coronó a estadio lleno frente a 40 mil personas en el empate a cero con Oriente Petrolero. Ahora anda de vacaciones en Chile y su futuro aún no lo define.

-¿Ya te manejas con la altura?

-Sí y me ha hecho mejor. Uno en Bolivia tiene que ser arquero tres veces porque hay que acostumbrarse a distintos movimientos y botes de la pelota, de acuerdo a la altura. Por ejemplo, jugamos en Cochabamba a 2.500 metros, después vamos a La Paz a 3.600 o bajamos a Santa Cruz que es casi a nivel del mar. En la altura la pelota vuela mucho y casi no da efecto.


Anterior HOME Siguiente