Anterior HOME Siguiente

Página: 14

    

Chileno recibirá el primer trasplante de cara en Latinoamérica

Hace diez años perdió parte importante del rostro por un accidente con un arma de fuego

1

H ace 10 años un accidente con un arma de fuego le cambió la vida a un joven de 18 años en Chile. Con serios daños en sus cavidades respiratorias, este paciente, cuyo nombre se mantiene en reserva a petición de la familia, se sometió en ese entonces a una cirugía cuyo resultado no fue suficiente para normalizar su vida.

Este es el caso que un equipo multidisciplinario de la Clínica Las Condes, encabezado por el cirujano plástico y reconstructivo Alejandro Conejeros, eligió para realizar el primer trasplante de cara en Chile, y de paso, en Latinoamérica. Esta compleja intervención -se trata de un trasplante facial parcial- se suma a 28 procedimientos similares que se han llevado a cabo en el mundo desde 2005. “Este paciente necesita un segmento importante de esqueleto facial (parte ósea), necesita musculatura, cobertura y todos los cartílagos y estructuras que conforman la pirámide nasal y necesita toda la estructura que forma el labio superior y parte de sus mejillas”, detalló el doctor Conejeros, en referencia a una situación que ha complicado la vida del paciente.

“Él no tiene cavidad nasal y se alimenta mediante una apertura en la zona baja de la cara que le permite introducir alimentos al tubo digestivo de manera directa. No puede sonreír, tiene mucha dificultad para abrir y cerrar los ojos y no puede contener bien la saliva. Está extremadamente limitado, pero es un hombre joven, sano y con la capacidad intelectual de entender perfectamente las potenciales complicaciones que implica someterse a la operación”, explicó el experto.

El doctor Conejeros, que ha trabajado en importantes centros médicos de Nueva York y Boston, ciudad donde se ha realizado la mayor cantidad de trasplantes de cara en el mundo, leyó un mensaje del anónimo paciente: “Soy un joven de 29 años. A los 18 tuve un accidente y perdí parte importante de mi rostro. Solo un trasplante me ayudaría a recuperar mi vida normal”.

Se estima que la intervención quirúrgica durará unas 20 horas y en ella participarán más de 30 profesionales. El equipo incluye cirujanos plásticos de cabeza y cuello, maxilofaciales, médicos especialistas en trasplante, infectología, otorrinolaringología, siquiatría, rehabilitación, kinesiología y terapia ocupacional, entre otras.

Esperando donante: tras un largo proceso que comenzó el año 2009, y que incluyó pruebas sicológicas y siquiátricas, solo resta que el paciente sea ingresado a la lista de espera de donantes, por lo que aún no hay fecha para la cirugía. “La donación es un evento que ocurre en forma muy rápida. Nosotros no podemos predecir que en una semana más habrá un potencial donante, que en este caso debe tener ciertas condiciones específicas, como estar con muerte cerebral, ser de sexo masculino, con un color de piel similar y edad relativamente cercana, idealmente la misma, que es de 29 años”, contó Conejeros.

Riesgos: más allá de los peligros propios de una cirugía estándar, Conejeros planteó que “al no ser una cirugía que intervenga cavidades u órganos vitales, desde el punto de vista quirúrgico el riesgo es menor”. Eso sí, la principal preocupación tiene que ver con la inmunosupresión de largo plazo, tratamiento que inhibe que el cuerpo rechace el órgano trasplantado, que en este caso son varios.

Si quiere saber más sobre este hito en la medicina nacional ingrese aquí: http://www.clinicalascondes.cl/NOTICIAS/Se-confirma-caso-de-trasplante-facial-parcial.aspx

“Solo un trasplante me ayudaría a recuperar mi vida normal”

Mensaje del paciente que será trasplantado.


Anterior HOME Siguiente