www.lun.com
Colección Jedimar, con 48 modelos de gran valor histórico, se expone hasta enero de 2012

Un museo del auto en Estación Central

Angelica Rivera

E n los países donde se fabrican automóviles, los museos que los albergan son muy comunes. Pero en Chile es una curiosidad que exista una colección abierta al público con 48 modelos de gran valor histórico, entre ellos un Renault Landau Chauffer de 1908, un Rolls Royce Henry Blinder de 1926 o un carro mortuorio Nash 400 de 1927.

También es inusual el lugar elegido para emplazarla: una ex fábrica de azúcar de origen francés, que data de 1928 y que fue restaurada especialmente para la muestra, con un costo estimado de US$2 millones.

No obstante, la gran mayoría de los santiaguinos ignora que este verdadero museo del automóvil se ubica a 12 cuadras de la Alameda, en calle San Borja 1240, comuna de Estación Central, y puede ser visitado de viernes a domingo entre las 10 y las 18 horas (entradas, $3.500 y $1.500, estudiantes).

“La exposición se inauguró el 10 de octubre de 2010, como parte del festejo del Bicentenario, y estaba prevista para seis meses. Pero la buena recepción entre los visitantes, principalmente extranjeros, llevó a extenderla hasta el 31 de enero de 2012”, cuenta Luis Jiménez, administrador del recinto.

Esta valiosa colección, propiedad del empresario Jesús Diez González, se llama Jedimar, bautizada así por el nombre de la empresa de buses que tuvo su padre. La muestra tiene hoy 48 automóviles, en exhibición, pero tiene unos 100 modelos de más de 40 marcas, cuyo valor es incalculable. Emplazados en tres filas a lo largo de 3.500 metros cuadrados se pueden encontrar un Jaguar XK roadster 1954, un Ford A Phaeton 1928, un Cadillac 1957 (igual al de Elvis Presley), un Mercedes Benz Stuttgart 1928 o un Maserati 300S 1958, igual al que usó Juan Manuel Fangio para ganar la Fórmula 1.

Jiménez explica que “parte de lo recaudado por las entradas se dona a Coaniquem. Además, hay convenios de descuentos y entradas gratis para colegios y personas de la tercera edad de Estación Central”. En estos 9 meses han recibido 25.355 visitantes.

El Nobel de Chile

La última “joyita” adquirida para enriquecer la muestra es el pequeño auto chileno Nobel, producido entre 1960 y 1961 por una empresa llamada Autos Nobel Sudamericana Ltda. Tenía un motor Sach de 200 cc (de motocicleta) y una carrocería de fibra de vidrio, de dos puertas, piso de madera terciada marina y capacidad para dos pasajeros. Su precio al público era de 1.995 (escudos). La publicidad de la época, publicada en un aviso de El Mercurio, decía: “Hágase Nobel-ista y deje de ser peatón”.




15-12-2018