LUN.COM Mobile
Página: 2

Medían 1,70 metros, cincuenta centímetros más que los que viven en la actualidad

Encuentran en el sur mega pingüinos de 40 millones de años

También hallaron restos fósiles de tiburones, tortugas y dinosaurios marinos, que corroboran la teoría de que alguna vez Magallanes estuvo bajo el mar.

U n metro, un metro veinte como mucho. Actualmente no hay pingüinos más grandes que eso. Pero hubo una época en que fue diferente. Un tiempo en que estas aves marinas que viven en ambientes fríos eran tan altas como una persona adulta. Y eso pasó en el territorio que hoy conocemos como Chile.

Ocurre que un grupo de cuatro paleontólogos de la Universidad de Chile y el Museo Nacional de Historia Natural encontraron esta semana restos fósiles de una especie de pingüino que medía como promedio 1,70 metros.

La investigación es parte del proyecto Anillo Antártico ACT-105 y lleva tres años desarrollándose en Magallanes con el fin de descubrir las relaciones geológicas y paleontológicas que tiene la zona con la Antártica. Los restos de pingüinos gigantes fueron hallados a 11 kilómetros de Puerto Natales, en la Sierra Dorotea y serían del Eoceno, es decir, de hace 40 millones de años, cuando empezaron las glaciaciones.

No son los mismos, aunque podrían estar emparentados en su linaje, con los fósiles de ejemplares de dos metros de estatura que en diciembre del 2012 encontró la paleontóloga argentina Carolina Acosta Hospitaleche. Esos tenían por lo menos seis millones de años más, explica el paleontólogo y jefe del Departamento Científico del instituto Antártico Chileno Marcelo Leppe.

Sólo como referencia, los vestigios de presencia humana más antiguos que se estudian actualmente en territorio chileno son de Monteverde, cerca de Puerto Montt, donde hay restos de un asentamiento que pudo haber existido hace “apenas” catorce mil seiscientos años.

Roberto Yury, uno de los paleontólogos chilenos que participó en la investigación y que además es especialista en vertebrados de la Universidad de Chile, define a estos animales nacionales primitivos. “Son pingüinos semejantes a los que se conocen actualmente, es decir, blanco con negro, y comerían peces”. Además, “tendrían el mismo pico alargado que el pingüino emperador, lo que los relaciona con su pariente de la Antártica”, dice Yury.

Este mega pingüino está acompañado de otros hallazgos. En ese mismo lugar y en sus alrededores, se encontraron restos de mosasaurios, un animal similar al actual dragón de Cómodo, pero de siete metros de largo y con aletas; plesiosaurios, reptiles marinos de largo cuello y aletas (ver página 3), restos de tortugas e incluso tiburones prehistóricos.

“El descubrimiento cobra importancia ya que respaldaría la tesis de que Magallanes se encontraba bajo el mar hace unos 65 millones de años y que la fauna de la Antártica está relacionada con la del continente” afirma Rodrigo Otero, paleontólogo de la Universidad de Chile que también participó en la investigación magallánica.