Página: 34

Lanzó su canción "Bla bla"

Angie Jibaja le hace al pop andino

El miércoles de Angie Jibaja estuvo acontecido. Al teléfono cuenta que no puede hablar porque se le acaba de morir un pariente, más tarde se defiende en Twitter por haber celebrado un gol de Chile y después se pasa la tarde en un ensayo de “Baila!”. Entre todas esas cosas, está promoviendo su canción electro-pop-andino “Bla Bla”. Si alguien quiere escucharla, hay un adelanto del tema en Youtube que lleva 98 reproducciones en cuatro días.


Larry Moe

Acúsalos con tu canal, Leíto

Tan duro que se veía DJ Méndez y ayer fue al matinal de TVN a clamar por ayuda ante las críticas.

A yer el “Buenos días a todos” hizo ruido por el divertido travestismo al que se prestaron José Miguel Viñuela y Raquel Argandoña y por un segundo episodio, menos anecdótico pero más chocante.

Resulta que el matinal de TVN en pleno (salvo Raquel que a esa hora estaba ocupada en su metamorfosis) se entregó durante largos minutos a una frenética defensa corporativa de uno de los rostros de la estación (Leopoldo Méndez) ante las críticas (la mayoría de corte técnico) que éste ha venido recibiendo de parte de algunos opinólogos.

El aludido, presente en el estudio, se refirió (más modositamente que cuando se las da de rockstar con la prensa) a los dardos que le han llegado. Por ejemplo, al mote de “piojo resucitado” que le puso la doctora Cordero en “Bienvenidos” de Canal 13, a la opinión de que es un mal cantante y un tipo bastante “pesadito” (expresiones de Patricia Maldonado en “Mucho gusto” de Mega) y a que “no sabe hablar”, manifestado por Conty Ganem (“Intrusos”, La Red).

Todos parecían sinceramente indignados. El conductor Julián Elfenbein se mostró alarmado de que sus colegas del 13 no hayan atajado a su farandulera psiquiatra, advirtiendo que sus dichos caían dentro de la figura de la discriminación. Hizo uso de la palabra hasta el director del espacio, Mauricio Correa, quien trató de hacernos creer que en cuanto a jerarquía musical inmediatamente después de Los Beatles y Elvis venía el porteño. De hecho afirmó que su hit “Estocolmo” se escuchó en “todas” las discotheques del mundo. Lo que no calzó fue que se quejara de “chaqueteo”, siendo que su panel matinal se ha vuelto un experto en esa disciplina. Hasta Ricarte Soto, que siempre en medio de estos arrebatos pone la cordura, se unió a la andanada de palmotazos en la tatuada espalda de su compañerito de canal, víctima de un complot de la televisión chilena en su contra.

Luego de rasgar todas las vestiduras del caso mostraron la broma que Leo le hizo a su ahora esposa, Marcela Duque, para entregarle su anillo de compromiso (ya exhibido en el docurreality familiar). Fue de un mal gusto tan indefendible lo que tramó para sorprender a su amada (hacerle creer que la PDI lo estaba arrestando) que todo el blindaje que le estaban armando en TVN se vino abajo abruptamente y no quedó otra que disolver el acto de desagravio.

Esto es sin llorar, rapero. ¿Te metiste con prole y todo a la farándula? Ahora toca ponerle el pecho a las balas como diría mi amigo Pablo Emilio.