Página: 31

Josefina Montané, 24 años, dice que es feliz en el nido familiar

Rubia de "Soltera otra vez" se rehúsa a dejar casa de sus papis

Es la tercera de 5 hermanas y su vida es Colomba, su hija de 3 años. Está pololeando "puertas afuera".

S e pasó casi todo el capítulo debut de “Soltera otra vez” en cueros y de inmediato Josefina Montané, 24 años, saludable humanidad, rubia natural y ojos celestes, despertó al toro que todo macho lleva dentro. Twitter se plagó de mensajes para la actriz.

En la ficción es Nicole, una coqueta y refrescante muchacha que le roba el pololo desde hace 8 años a Cristina (Paz Bascuñán), de 34, y se gana el odio de todas sus amigas. Mientras él, Monito (Cristián Arriagada), disfruta la vida con su joven conquista.

Claro que Josefina o Pin (“cuando niña decía que me llamaba Josepina y quedé como Pin”), recontrajura que no tiene nada que ver con su personaje.

“Soy súper tímida, vergonzosa. Todavía vivo con mis papás, no como Nicole que es independiente”, dice y revela que “vi el capítulo y me morí de vergüenza. Tuve sentimientos encontrando, porque la gente podía pensar cosas muy buenas, pero también muy malas… Fue todo el rato desnudos… Me dio mucha vergüenza ¡No miren tanto mis pechuguitas!”.

-¿Conservadora?

-No, pero hay cosas que me dan plancha. Y verme desnuda fue fuerte. Soy tímida, pudorosa.

A los 14 años, Josefina empezó a modelar, pero “no lo quería como carrera, sino que para tener mi plata. Después estudié diseño gráfico, pero siempre estuve entre eso y el teatro”, cuenta. Hace tres años se embarazó de su ex pareja y nació Colomba.

Dejó las pasarelas y mientras esperaba en el patio de Canal 13 por una entrevista de trabajo, Herval Abreu, director de “Soltera otra vez”, la reclutó para su equipo.

Josefina es la tercera de cinco hermanas, aún vive con sus papás y reconoce que “no quiero irme de la casa todavía. Estoy feliz con ellos”.

No le complica llevar un pololeo puertas afuera. Sí, la rubia debilidad del 13, mantiene una relación de 9 meses con un diseñador.

-Raro pololear en el sillón de los papás a los 24.

-Es que estoy súper bien y contenta con mis papás. Al tener una hija uno tiene otras prioridades, otra mentalidad. Buscar una pareja también es distinto: que sea un buen cabro, que me acepte a mí y la Colomba. Mi hija y él se llevan increíble, pero hay que ir lento y seguro.

-¿Qué pasó con el papá de Colomba?

-No éramos nomás. Pero mi ex es muy buena onda y me apoya en todo. Él, su familia, la mía. Entre todos nos encargamos de mi hija y ella es una niña muy feliz.

Es pasado el mediodía y Josefina Montané se excusa de seguir conversando. Tiene que ir a buscar a su hija al jardín, preocuparse de su almuerzo y volver al canal a trabajar con el equipo de “Las Vegas”, nueva teleserie de la estación de la que ya es rostro.

En la teleserie fue todo el rato desnudos… Me dio mucha vergüenza ¡No miren tanto mis pechuguitas!

Josefina

y su debut en “Soltera otra vez”


Larry Moe

Ahora ver el 13 es la cumbia

Con "Soltera otra vez" la estación de Luksic da varias mascadas al mundo real.

C orría 2007 cuando Blanca Lewin, interpretando en las pantallas de Canal 13 a un hombre que despierta y se percata de que su cuerpo es el de una mujer (“Lola”), gritó despavorido/a “¡¿Dónde está mi piiiii….!?” Recordé ese alarido de la teleserie más larga de la estación 33% católica (créditos: Julita Vial) cuando este domingo en “Soltera otra vez” Cristina Moreno (Paz Bascuñán), bramó por su balcón “¡¡¡Hijo de puta, te odioooo!!!”. Se acababa de enterar de que su ex convivía con la chica con la que le puso los cuernos. Mis informantes dentro del indescifrable mundo femenino aseguran que la escena graficó magistralmente lo que pasa por el corazón de las mujeres que han pasado por esa coyuntura.

Al menos en su estreno “Soltera otra vez” disipó todos los temores de estar ante una teleserie que poco tiene que ver con la vida real. El proyecto, dirigido por Herval R. Abreu, retrata con humor, desparpajo y a la vez agudeza (no siempre van de la mano) los bemoles de las actuales relaciones de pareja.

Este diagnóstico se confirma, por ejemplo, al observar las antenas con forma de falo sobre la cabeza de la nieta de don Patricio Aylwin en una despedida de soltera. No se ría: en otra época, hace no mucho, el 13 les hacía el quite a esas cosas. Trataba a sus televidentes como niños y evitaba mostrarles situaciones que podrían “traumarlos”.

Probablemente en el marco de esta fiebre por lo real se inscriben las escenas de pasión entre la debutante Josefina Montané y Cristián Arriagada (el infiel “Monito”). Nunca vi besos tan de verdad en TV...

“Soltera otra vez” no trepida en invitar a su elenco a desdoblarse con respecto a estereotipos con los que los identifica la teleaudiencia. Dos ejemplos: acá Solange Lackington abandona los roles cómicos con que la recordamos (“Estrellita”, la empleada de “Los Venegas” o la “Martuca” de los Sa-Sa en “Brujas”) para hacer las veces de una madre machista a rabiar. Y Loreto Aravena deja atrás a la angelical Claudia de “Los 80” para abrazar frases como “hueona, vos usái el vestido de novia de pijama ” y “estoy como el hoyo ”, sin mencionar la inquietante manera en que pelaba un plátano en plena resaca post carrete.

Otro aspecto que hace de este debut una gran noticia: la irrupción de la mencionada Josefina Montané, novel talento que lidia exitosamente contra la “desventaja” de su desusada belleza. Le juro que yo sí me concentro en sus diálogos.