Página: 2

En mayo se cambió el nombre a Antonella Lisette Olave

La rubia que se mechoneó con la nana se llamaba Petronila y tiene web de sexo

Acumula varias historias en tribunales: se peleó con su ex marido, con los parientes y con otras tres mujeres.

A ntonella Lissette Olave Villegas y Petronila Isabel Olave Villegas son la misma persona. En mayo del 2008, un juzgado civil la autorizó a cambiarse de nombre porque el suyo “le causa un menoscabo en su integridad sicológica, siendo objeto de burlas”, según escribió el juez en la sentencia.

Antonella, de 25 años, se mechoneó anteayer con su nana Ana Castro y llegó a pedir a tribunales que dejaran presa a su empleada. No era primera vez que esta rubia de tacones afilados, súper escotes y nacida en Los Sauces, Novena Región, visitaba a los jueces. Ha tenido que ir al juzgado a responder por al menos siete acusaciones, todas las cuales partieron cuando aún se llamaba Petronila.

Empezó en febrero del 2006. En los archivos de la fiscalía de Ñuñoa están los detalles de una pelea con Natalia Barrigas. Esta mujer la acusó de amenazas.

Luego vino el lío con su ex marido. Ese mismo mes, el capitán de Ejército Eduardo Grez, de quien se separó en abril del 2007, la acusó de abordarlo en un andén de la Estación Central, cuando esperaba el tren a San Carlos. “Hizo uso de un zapato tipo chala y con el taco de la misma, usándolo como arma punzante, procedió a golpearme en la cabeza ocasionándome lesiones en el cuero cabelludo”, relató su otrora pareja en la querella.

Días después de presentado ese escrito, familiares de Grez también llevaron su querella a la ventanilla del tribunal, ahora por el delito de amenazas y extorsión en contra de Petronila. En el papel decían que ella les exigía dos millones de pesos para dejar de amenazarlos por teléfono. Con los meses, esta causa se sobreseyó.

Las peleas con su ex se trasladaron a Viña del Mar. En abril de 2007, Antonella le hizo un hematoma en la pierna y un tajo en el dedo a su ex, según denuncióél mismo en otra querella. Era la cuarta. Pero ella respondió con una acusación de abusos sexuales contra un niño y otra de amenazas y golpes contra ella.

El 12 de febrero de este año, ante el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago se juntaron todas las causas que comenzó Grez en contra de Petronila. Ella fue formalizada por extorsión, amenazas de atentados contra persona y propiedad, daños simples y robo en lugar habitado. El fiscal pidió un examen sicológico a la vecina de El Golf, pero se sobreseyó el caso hace dos meses.

Todavía se tramitan dos procesos. En abril, Antonella tocó el timbre de la casa de Olga Katz. Según documentos de la fiscalía de Las Condes, no la dejaron entrar, así que empezó a tirar piedras al domicilio y agarró a patadas el auto estacionado en el frontis.

Y en junio, Claudia Silva fue a retirar tres cuadros de un departamento de Antonella y que antes había arrendado una amiga de Claudia. La dueña de casa no se los quiso pasar, pues argumentó que la antigua moradora le debía plata. Y según la denunciante, la echó a empujones del lugar y casi se cae escalera abajo.

Otra historia, pero esta ya no es judicial, tiene que ver con su faceta emprendedora. En Nic Chile, el organismo que registra los nombres de las páginas web chilenas, Petronila Isabel Olave Villegas es la dueña de sexoestrella.cl. Antonella no quiso contar ayer detalles del negocio, que ofrece chicas vip “sólo para hombres de Santiago”.


Misteriosa

“No, ella no es de acá. Yo me llamo Pilar, soy argentina y no atiendo mujeres, linda”, respondió una mujer con acento trasandino en el celular de Sexo Estrella.


“Disfruta del placer total que solo Sexo Estrella te puede brindar”, se lee en la página.